noviembre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

__

5.- La Repoblación: La Edad Media (s. XII al XV)

barrio-el-castillo_2

Barrio el Castillo (pica en la fotos para ampliarlas)

En el S.XII este pueblo se convierte en Señorío de manos de su primer señor el Obispo de Ávila, Sancho Blázquez Dávila, el cual levanta la fortaleza torriqueña, comenzando así largos años de repoblación abulense.

El 23 de marzo de 1447, doña María de Toledo y Quiñones vende El Torrico al conde de Oropesa Ferrand Álvarez de Toledo por un millón y cincuenta mil maravedíes, convirtiéndose desde entonces en Villa “en si y sobre si”; por esta compra se incorpora El Torrico al señorío de Oropesa, entrando a formar parte de su mayorazgo el 13 de agosto de 1457.

El Torrico siempre contó con una cierta independencia en esta época que le convirtió en una de las villas más pujantes de la zona; muestra de ello es el castillo y la Casa Palacio que hubo en el municipio. Del castillo tan sólo quedan los restos de algunos cimientos y los sillares repartidos por otros edificios y casas del pueblo. Podemos decir que también se conservan las puertas del castillo y que hoy en día forman parte del castillo de Oropesa; condado al que pertenecíamos.

Un dato interesante a destacar del castillo es que se conserva un documento en el que se describe cómo era ese castillo-fortaleza y que nos permitirá recrear su estructura para deleite de los torriqueños.

La Casa Palacio o Casa Fuerte aún se conserva pero sin el reconocimiento que esta merece, pues se conoce más como los antiguos Positos o Escuelas; hoy convertida en Casa de la Cultura.

El mejor ejemplo de la Edad Media, y del que los torriqueños nos sentimos orgullosos es el Rollo-Picota. Su presencia da testimonio de villazgo a El Torrico.

casa-cultura_2

Casa Cultura (pica en la fotos para ampliarlas)

En el antiguo Arciprestazgo de Oropesa cuatro fueron los rollos que presumieron de Villazgo: el de Oropesa, La Puebla de Naciados, Talaverilla (Talavera la Vieja), y El Torrico.

Al desaparecer el rollo de Oropesa, el más antiguo de la provincia de Toledo es el de El Torrico.

Este rollo es un ejemplar de principios del siglo XV, aunque podría corresponderse con la mitad del siglo XIV.

Está formado por una basa (escaleras), un fuste (la columna), y un capitel (el remate). De esta forma podríamos decir que guarda una gran semejanza con las columnas del mundo griego y romano. El fuste está realizado a base de tambores de piedra berroqueña, que estilizan el monumento.

El capitel está coronado por cuatro cabezas, las cuales tres son de león, y una humana; algo inusual y sin explicación por el momento; aunque posiblemente indicaran los cuatro puntos cardinales.

Los rollos levantados en las plazas o en otros lugares de la villa tuvieron mucha importancia, sobre todo en época de los Reyes Católicos, que pretendían la unidad territorial de su reino.

Solían servir para exponer a vergüenza pública al reo, para exponer sus miembros amputa

royo_2

Royo (haz click en la fotos para ampliarlas)

dos o para ajusticiarlo a vista de todos; sirviendo de escarmiento.

A comienzos del siglo XIX, las Cortes de Cádiz, abolieron la mayoría de estos rollos de justicia, que por aquel entonces no eran más que meros adornos de las Villas, sin función ninguna. Esto hizo que muchos de estos monumentos de amenazador aspecto desaparecieran del panorama español.

Otro monumento a destacar dentro de esta época medieval y que tuvo una gran repercusión en todo el condado fueron las Aceñas del Conde.

Como hemos comentado anteriormente El Torrico se convierte en “Villa” un 23 de marzo de 1447, pasando a formar parte del Condado de Oropesa. Ya en esa fecha existían las llamadas Aceñas del Conde, aunque no tendrían las dimensiones actuales.

Las Aceñas del Conde son un complejo cuyo origen debió ser una aceña tal y como demuestran los tajamares y sobre todo, los cuerpos de aceña existentes al final de la bóveda del molino, siendo este el resultado de diversas reconstrucciones que lo convirtieron en el característico molino de regolfo.

Las aceñas jugaban un papel muy importante dentro de la Hacienda Condal. Este complejo molinero sufría las grandes crecidas del Tajo y en muchas ocasiones tenían que parar sus ruedas debido a múltiples inundaciones que causaban estragos en las arcas del conde.

El mantenimiento de ellas se hace costoso y los arrendatarios no están dispuestos a que la renta de esos molinos sea inferior al mantenimiento de las mismas.

Las aceñas pertenecían al conde y éste las cedía en renta a gente del condado (Valdeverdeja, Puente del Arzobispo, El Torrico…). Éstos, cada vez que se aguaban las aceñas daban parte a la Contaduría del Conde para que los días que estuvieran sin funcionar se tuvieran presentes y de esta forma se pudieran rebajar las rentas correspondientes.

acenas_2

Aceña (haz click en la fotos para ampliarlas)

El 8 de noviembre de 1745, Alonso Ramiro y demás arrendadores denuncian la inundación de las aceñas ante la Contaduría del Conde. Una vez informada esta Contaduría, manda al Alguacil de ella, Manuel García Vicario, a revisar los desperfectos. Éste hace la revisión y posteriormente hace juramento de que el día 18 de noviembre cuando se acercó a las aceñas, éstas estaban todas aguadas, y que al volver el día 23 de diciembre reconoció y vio que dos piedras de las aceñas estaban ya “corrientes y molientes”, y que otra todavía no molía. También en ese juramento declaró lo que el mozo de las aceñas le dijo: “desde el lunes día 20 de diciembre las piedras echaron a moler”.

Para estar seguro de tal afirmación, el Alguacil preguntó a un pastor que había por el lugar y este le declaró que las piedras llevaban moliendo ocho días.

Estos interrogatorios eran comunes en la época, pues había muchos engaños en cuanto a las rentas.

1 comentario en 5.- La Repoblación: La Edad Media (s. XII al XV)

  • Hola,

    Muchas gracias por este agradable e interesante articulo, mi madre es del Torrico, y se moría de ganas, de conocer la historia.

    Muchisimas gracias.

Debes estar identificado para dejar un comentario.